Joost Van De Velde
Porqué el auto Apple no será un auto
julio 18, 2016
Business insights
1 Comentarios

Ceguera de industria: una visión de túnel basada en una serie de conceptos y estándares que industrias maduras han creado. El concepto actual de automóvil a sido definido y vuelto a definir durante los 130 años subsecuentes a que el Sr. Karl Benz llegara con su idea de un auto.

El concepto de automóvil también define la manera en la que varias compañías compiten en una industria: actualmente hay un conjunto de grandes fabricantes de vehículos que compiten bajo una serie de ‘reglas’ establecidas en términos de diseño, lujo, costo, seguridad y calidad. Tener una idea clara de lo que determina el éxito en una industria determinada es fundamental para ganar en el juego, sin embargo, puede ser peligroso que las reglas se vuelvan estáticas, predecibles y que no sean sujetas a la crítica. Entonces generan esa visión de túnel y ceguera de industria.

Ese es el momento donde nuevos jugadores pueden dar un vuelco a las reglas de una industria y comenzar a solucionar los problemas reales de los consumidores. Porque mientras las compañías tradicionales siguen compitiendo en lo que ellos mismos consideran relevantes, los nuevos jugadores se enfocan en problemas más urgentes e interesantes: los miles de conductores detenidos en el tráfico anualmente, embotellamientos, problemas de la ‘última milla’ como encontrar estacionamiento o el alto costo de los mismos; la contaminación, el costo de ser dueño y mantener un vehículo, la conectividad, etcétera.

La distancia entre los problemas reales de los consumidores de vehículos y las soluciones que las industrias proponen se hace más grande cada vez y por su parte la industria envejece porque las soluciones solo representan cambios incrementales y los problemas del consumidor y sus expectativas cambian dramáticamente. Si las compañías no dejan a un lado la visión de túnel en cuanto a la innovación al final se volverán irrelevantes y desaparecerán.

De tal suerte que aplicando las reglas existentes y nuestro concepto actual de un automóvil, no es difícil imaginar un vehículo creado por Apple como “un increíble auto con extraordinario diseño, eléctrico, autónomo, tablero con VR (realidad virtual), diseño simple y único, etcétera.

Pero eso implica estar manteniendo la visión estrecha. Porque lo que realmente importa es pensar en términos de los nuevos problemas que requieren solución y precisamente las nuevas ideas que pueden desarrollarse para resolverlos.

Actualmente una serie de ‘startups’ se enfocan en solucionar esto de una forma nueva y relevante. Seguro que el más grande y relevante a nivel mundial es Uber. Porque para la población urbana de muchas ciudades ya se ha convertido en la forma más conveniente, simple, barata y sin fricciones; de transportarse.

Así que para las compañías automotrices es momento de deshacerse del concepto del auto que ha sido consolidado durante los últimos 130 años y entonces comenzar a redefinir la industria. Uber no es un servicio para competir con los taxis. Es un servicio que irrumpe y reta la industria automotriz en su conjunto. Es momento de mirar la industria automotriz como lo que es: una industria que está en una espiral de cambios dramáticos. Una industria que quizás no debe ser definida ya como ‘automotriz’ sino como la industria del ‘transporte personal’.

Y será una industria donde plataformas como Uber serán tan importantes como los activos (autos) que están conectados a ella. Pero eso no es todo. El ecosistema del transporte en el futuro será muy distinto a como lo tenemos hoy.

Con nuevos e interesantes jugadores en seguridad cibernética, autonomía, navegación, robótica, conectividad, baterías, seguridad del conductor, estacionamiento inteligente, etc.; sin importar cómo se vea en el futuro, será uno en el que las nuevas reglas de la industria del transporte personal serán sobre la conveniencia, simplicidad y la experiencia.

El enigmático projecto Titan de Apple empieza a dar señales interesantes ahora que han invertido un billón de dólares en el servicio Didi-Chixing (competencia de Uber) en China el mes pasado. Volkswagen hizo un movimiento similar al invertir 300 millones de dólares en Gett, un servicio en Tel-Aviv.

La nueva industria de transporte personal tiene oportunidades para todos. No solo para las marcas actuales de automóviles sino especialmente para todas aquellas que dejen a un lado la visión de túnel e imaginen qué piezas hacen falta para un futuro ecosistema de transporte. Esta industria nunca ha estado más ávida de nuevas ideas. ¡Todos están invitados!

Versión original en inglés: http://bit.ly/ktcAppleCar

DOWNLOAD HANDBOOK