Rafael Lizárraga
Por qué tu empresa necesita innovar ahora mismo
septiembre 15, 2016
Business insights
0 Comentarios

¿Te doy un consejo? Innova ya. Estás en la curva histórica perfecta para tomar velocidad y darle empuje y nueva dirección a tu empresa o negocio. O terminarás en los pits.

Un día eres la empresa líder mundial de teléfonos móviles y al otro día eres la historia típica de un mal negocio. O en un momento eres esa startup tímida y desconocida y al siguiente conquistas la industria entera del streaming de películas y series a nivel mundial.

Todo puede pasar. Lo que no debe pasar es quedarte estático.

Por supuesto, estamos aludiendo a los casos paradigmáticos de los gigantes Nokia y Netflix. Pero ¿qué tienen en común estos dos escenarios? ¿Y qué tienen que ver contigo y tu empresa?

Tienen en común que en algún momento hicieron frente a la innovación y aceptar ese desafío cambió su historia. Para bien o para mal. Pronto nos enseñaron que el mundo cambiante hacía de la innovación el imperativo categórico de todas las empresas.

No tiene sentido pelear contra la tecnología: ya ganó.

Aprendemos de Nokia y Netflix –y esta es la parte que tiene que ver contigo– que alguna empresa audaz aprovechará tarde o temprano la innovación para neutralizar a su competidor, no importa si este es el mejor en el ramo. Y en cualquier industria.
Hablemos, pues, de innovación.

Destrucción-construcción creativa

Todas, absolutamente todas las industrias han atravesado por periodos de innovación, respondiendo a la necesidad de adaptarse a los cambios y demandas de consumo. Es su mecanismo de adaptación para sobrevivir en un mundo competitivo.

Los consumidores demandan innovación. Deal with it. Es nuestro estilo de vida hiperconectado el que está cambiando las reglas del juego. Y aplican para todas las empresas, todas las industrias, no es un tema exclusivo de startups.

Por eso, te presentamos los 3 tipos de innovación que te permitirán ampliar tu visión a futuro y proyectar un mayor crecimiento para tu empresa. Combinados, estos 3 modelos han demostrado potenciar las capacidades adaptativas de las empresas y permanecer como buenos competidores dentro del mercado.

Innovación disruptiva. Es el tipo de innovación que han traído Netflix y otros pocos ‘unicornios’ de Silicon Valley. Rompe con los esquemas tradicionales y modifican profundamente las estructuras internas de la empresa y en algunas ocasiones permiten la aparición de nuevas industrias. Y todo con la finalidad de ofrecer nuevos procesos y metodologías que hacen clic de manera más acertada con las expectativas y necesidades de los consumidores.

Innovación incremental. Se enfoca en la mejora de la eficiencia de estructuras, procesos y productos actuales. A diferencia de innovaciones de corte más radical, esta busca acrecentar y mejorar los beneficios ya obtenidos con los procesos que actualmente se implementan. Es ideal para esquemas de desarrollo de entrega continua de mejoras y para consolidar la posición de empresas que han tomado el camino de modificaciones disruptivas, pero también es un modelo que permite agotar todas las oportunidades y dar detonar los siguientes procesos radicales de transformación.

Innovación sustentable. Para lograr que la adopción de los nuevos paradigmas impulsados por otros procesos de innovación resulte sostenible, y así garantizar estabilidad en el mercado y asegurar su asequibilidad a mediano y largo plazo, se hace imprescindible una visión que funja como columna vertebral en la toma de decisiones y aplicación de acciones. Por supuesto que tiene alude a prácticas amigables con el medio ambiente, pero no solo: en general, involucra todos los procesos que involucran medios de producción, condiciones laborales de los trabajadores, el diseño industrial, los procesos de ventas y todos los factores que repercuten en la sostenibilidad y permanencia de la empresa.

Al final, ¿de qué te sirve haberte arriesgado a impulsar una transformación disruptiva en tu empresa si no reúne las condiciones para su durabilidad o simplemente no posee ese motor interno que le permita seguir innovando y adaptándose?

Por eso, tenemos que ver la innovación no como un conjunto de ocurrencias o una fuente inagotable de creatividad en bruto. Como ves, bien encauzada y estructurada estratégicamente conduce de mejor manera hacia la adquisición de metas a mediano y largo plazo.

Creer que tu modelo tradicional de negocio durará por siempre es apostar a perder. La disrupción digital es una realidad y estamos inmersos en este nuevo ecosistema. Como mercadólogos o empresarios, depende de nosotros poder brindar a los consumidores soluciones innovadoras a la altura de los nuevos retos.

¿Qué dices? ¿Te unes?

DOWNLOAD HANDBOOK