Joost Van De Velde
Podrías estar en el modelo de negocio equivocado y no saberlo
octubre 13, 2016
Business insights
2 Comentarios

¿Alguna vez estuviste en esa situación en la que de verdad querías o necesitabas algo y no podías tenerlo porque no te alcanzaba? ¿O que debías elegir una entre dos opciones que realmente deseabas?

Cuando somos pequeños simplemente queremos tener todo lo que vemos. Las marcas nos bombardean con anuncios televisivos (ahora por internet) incitándonos a comprar y poseer ese objeto del deseo que promete experiencias de juego y entretenimiento maravillosas.

Después crecemos y cambian nuestras prioridades. Pero no nuestras ansias de tener. La diferencia es que quizá ahora nuestros gustos han cambiado un poco y tenemos que ajustarnos a nuestros gastos domésticos. Y también es cierto que nuestras necesidades son otras.

Pero ¿te imaginaste alguna vez que no solo cambiarían tus hábitos de consumo, también el modo como podemos satisfacer nuestras necesidades y demandas y darnos nuestros gustos?

Hoy en día necesitar y querer algo no demandan poseerlo. Por tanto, tampoco exigen que sea nuevo. Los millennials son un poco los impulsores de esta nueva forma más flexible de adquirir productos y servicios.

¿Tener o no tener? Esa es la cuestión

Durante el último lustro el consumo se ha centrado en la adquisición y propiedad de los productos, una dinámica que actualmente no solo parece insostenible si continúa al mismo ritmo, también se vislumbra como una catástrofe ecológica.

Todavía hace una década el dilema existencial de nuestros hábitos de consumo oscilaba entre estos dos extremos de la balanza: tener o no tener. Con esto medíamos fuerzas y se definía quién era quién en la ostentación del poder adquisitivo. No lo tienes: no puedes usarlo y disfrutarlo; lo tienes: eres un campeón.

Pero, de acuerdo con la experta en consumo colaborativo, Rachel Botsman, esto está cambiando. Las nuevas generaciones buscan establecer relaciones más significativas con los productos, contribuir en la disminución de su huella ecológica y restablecer el sentido de comunidad.

Son jóvenes que no buscan consumir de la forma tradicional, es decir, culminando en cada caso con la posesión del producto. No buscan la acumulación. Están más interesados en la experiencia que pueda brindarles y su desempeño. Dado que tienen mayor acceso a la información, están más abiertos a la crítica, por lo que para muchos de ellos resulta muy importante la transparencia de las empresas en sus procesos de producción a la hora de elegirlas y castigan aquellas cuyos escándalos van contra sus convicciones.

Están más dispuestos a compartir y recibir lo compartido, en algunos casos porque su poder adquisitivo es menor que otras generaciones a su edad, pero también porque parecen más dispuestos a definirse como una generación diferente.

Lo tuyo es mío y lo mío es tuyo

Esta tendencia ya está siendo aprovechada por empresas que han decidido abandonar el modelo tradicional de negocio y privilegiar el acceso en línea a productos. Se llama sharing market (mercado compartido), fungen como el enlace digital entre el ofertante y el solicitante y son todo un éxito. ¿Te suenan nombres como AirBnB, Uber o Spotify?

Quizá el mayor impacto del sharing market está en la drástica disminución de manufactura (tal vez las producciones en masa pronto serán historia) para favorecer conceptos de negocio proveedores de servicios digitales. De hecho, cuando piensas en AirBnB, Uber y Spotify y te preguntas seriamente qué venden, te das cuenta de que ni el gigante de hospedaje tiene hoteles, ni el imperio de servicios de taxis posee un solo auto, tampoco el titán de la música por internet produce una sola canción.

Todo lo que tienen es el modelo de negocio ideal en una plataforma digital que te permite tener acceso a miles de productos que cientos de personas están dispuestas a compartir por una tarifa razonable. Te ahorran tiempo y dinero que normalmente invertirías en conseguir el producto.

¿Necesitas un libro? Descárgalo en Amazon Kindle. ¿El vestido de temporada a la última moda? ¡Ni pensar comprarlo en la tienda cara! Gastar una fortuna por un vestido que probablemente solo usarás en la boda de tu hermana no es parte de tu vida. Para eso está GirlMeetsDress.

Esto no sólo es el resultado de una nueva forma de generar publicidad […] Tiene que ver con el lanzamiento de nuevos servicios –especialmente digitales– que realmente son mejores que los que ya existen.

¿Tu empresa ya está en la tendencia? ¿Ya has analizado seriamente si esta innovación de servicio podría ser la clave que permita a tu empresa ser la opción diferente y conveniente (y, quién sabe, quizá también la pionera en el gremio)?

Como modelo de negocio tiene potencial y ofrece atractivos beneficios, ¿no crees? Analiza si para colocar tus productos dentro de tu target necesitas que tus clientes los adquieran y se los lleven a casa o si, por el contrario, les conviene más tenerlos temporalmente. Piensa si estás dando a tus clientes la flexibilidad y comodidad que el mundo hiperconectado ya está poniendo a su alcance.

DOWNLOAD HANDBOOK