Rafael Lizárraga
El software es el nuevo rey. ¿Está de tu lado o en tu contra?
julio 18, 2016
CMO's talk
0 Comentarios

Ya no es tan nuevo que cada tanto aparezca una tendencia que logra imponerse y volverse el centro de atención (no, no hablaré de Pokémon Go). Nos entusiasma saber qué está por venir, estar al pendiente de las novedades y descubrir sus beneficios, sobre todo si promete mejores ventas.

Sin embargo, nos encontramos de vez en cuando con fenómenos que por su gran impacto terminan dominando el panorama (algunos dicen que cada generación lleva consigo la semilla del cambio). La tendencia se cristaliza en norma y su carácter innovador se instala en nuestras vidas. Piensa en todas esas tecnologías útiles que muchas más personas están dispuestas a adoptar y que están lejos de ser el juguetito de moda.

Cuando un fenómeno disruptivo de ese calibre sacude una industria entera el mundo presta atención y todos miran con asombro y curiosidad. Tal fue el caso de Netflix frente al gigante Blockbuster, WhatsApp desplazando a la mensajería SMS y, más recientemente en México, Uber compitiendo con los servicios de taxi.

En la mayoría de los casos, a las empresas afectadas el mercado se les soltó de las riendas y se lanzó a galope tendido sin dar oportunidad de recobrar el mando. Y es que la disrupción digital está construyendo la nueva modernidad estableciendo nuevas reglas del juego. Esto va más allá de ganar o perder en el mercado: lo que vemos son sociedades conectadas globalmente adoptando nuevas tecnologías a ritmo vertiginoso y cómo las empresas se están adaptando a ello.

Software: 1 | Traditional business: 0

Pero ¿qué hay detrás de la disrupción digital? ¿Por qué son un éxito los recién llegados? ¿Es que hacen mejor el trabajo? ¿Son empresas más dedicadas, con mejores servicios?

Para muchos, el software –una app en tu celular, por ejemplo, para ordenar comida– es solo el “drive-thru” que las empresas ofrecen, el nuevo atajo hacia la comodidad de sus clientes. Servicio a la carta en tus manos.

Casi nada.

Un “casi nada” que significa todo. Los servicios online de las nuevas compañías basadas en software no hacen otra cosa que poner atención a nuestra creciente demanda de servicios basados en software.

Para Marc Andreessen –cofundador de Netscape y cocreador de Mosaic– el crecimiento tan acelerado de las nuevas compañías basadas en software (como Facebook, Twitter, pero no sólo ellos) no es un fenómeno de boom económico pasajero, sino la muestra del poder del software en el desarrollo tecnológico y económico actual. Para Andreessen, estas compañías serán tan sostenibles, fuertes y crecientes como las más sólidas de hace 20 años.

La transformación de las industrias a través del software no es, pues, solo lo nuevo desplazando lo viejo; esa es solo la mirada superficial. Lo que está en juego de fondo es la innovación que encuentra un lugar permanente en nuestros estilos de vida en beneficio de nuestra comodidad y conveniencia. ¡Hoy en día la música y hasta los libros son software!

Pensemos nuevamente el caso Uber en México. Más allá de la desastrosa participación de taxistas acudiendo a la violencia y el escándalo mediático, mucho se hizo énfasis en la diferencia de calidad y nivel de seguridad que ambos servicios ofrecen, una comparativa que se antoja obligatoria, pero que no termina de explicar el fenómeno.

Sin embargo, afirmar que lo digital es simplemente una mejora en algún punto en los procesos o un atajo en los servicios es perpetuar la falsa narrativa de que las nuevas tecnologías son solo el juguetito de moda y no un aliado para satisfacer nuestras necesidades más demandantes.

El asunto Uber vs. taxis no fue una disputa entre particulares, fue la incomprensión del fenómeno disruptivo del software en México y sus efectos en nuestras vidas (el nicho de todos los negocios posibles). El software puede hacer la diferencia entre ganar y perder en el mercado.

La nueva modernidad, la era digital, no solamente aterriza en tierra mexicana, de aquí despega también; y se esperan grandes cambios en las próximas décadas. Las nuevas herramientas de programación de software y la aparición de cada vez más servicios digitales hacen más fácil y barato el crecimiento de empresas sin tener que invertir en nueva infraestructura, o en capacitar de forma presencial a sus empleados.

En México ya hemos sido testigos de estos cambios con el arribo o el nacimiento exitoso de empresas que ofrecen servicios online… y las que faltan. El software está presente en muchos momentos de nuestro día y en casi cada objeto que utilizamos. ¿Te has detenido a pensar que ya nunca apagas tu smartphone?

Las compañías en todas las industrias deben ser conscientes de que estamos viviendo la revolución del software. ¿Tu empresa está preparada para el reto?

DOWNLOAD HANDBOOK