Guido van Glabbeek
El futuro de la economía global podría estar en unos cuantos bytes
diciembre 5, 2016
Tecnología
0 Comentarios

El capital 2.0

Si Marx tuviera que reescribir su famosa obra El capital para describir cómo se ha transformado la dinámica económica global y sus nuevas incursiones en el terreno digital, yo sería el primero en recomendarle cobrar sus regalías en bitcoins. En serio, Karl, es el futuro.

Pero ya en serio, dejando a un lado la sorna, el bitcoin es fascinante y solo es una cara de la moneda de un panorama más amplio: el de la transformación digital a nivel mundial. Las personas hoy en día están utilizando plataformas digitales globales para aprender, encontrar trabajo, mostrar su talento o construir sus propias redes de negocios y amigos.

El mundo está más conectado que nunca, pero también la naturaleza misma de las comunicaciones ha cambiado: el tráfico de datos intercontinental ha incrementado y el comercio y transacciones trasfronterizas ya no es un asunto exclusivo de las grandes economías.

La tecnología es una puerta de acceso que poco a poco va allanando el terreno de las diferencias en términos de oportunidad. ¿No es cierto que el mercado de valores está disponible a quien sea? ¿No es cierto que cualquiera puede invertir en acciones y otros títulos de inversión en mercados de todo el mundo?

El siguiente paso lógico de esta evolución era la aparición del dinero digital y la era de la criptoeconomía que impulsará más lejos los avances democráticos y hará más corta la brecha entre ricos y pobres.

O eso es lo que dicen los defensores del dinero digital. Una perspectiva muy optimista que se suma a consignas libertarias que pregonan el fin de del capital mundial centralizado y controlado por autoridades monetarias insensibles e incompetentes y que, según sus palabras, solo han sabido ser cómplices en las peores decisiones que han desembocado en crisis económicas mundiales.

¿Será?

El sueño utópico liberal de los servicios financieros descentralizados e implementados por algoritmos encriptados se ha convertido en una realidad más atractiva para inversionistas que para punks rebeldes.

Todavía hay mucha polémica y desinformación en torno al criptodinero, sin embargo, el bitcoin es una moneda que día con día se consolida y atrae la atención de más gente (no es coincidencia, por ejemplo, que China aloje 70% de los “miners” o dispositivos oficiales que “emiten” bitcoins). Y mientras siga siendo una moneda bebé la seguiremos viendo crecer y aprendiendo de sus errores.

Aquí te contamos algunas de sus ventajas más importantes.

Descentralización. Ninguna autoridad o institución central administra los bitcoins, por lo tanto, ningún banco puede retenerlos o hasta despojarte de ellos. Por lo que no pueden ocurrir desastres de malos manejos gubernamentales en recursos privados, como ocurrió en la crisis de Chipre en 2013. Cada bitcoin que posees es tu propiedad y está bajo resguardo encriptado (es como tener una caja fuerte virtual administrada únicamente por ti).

Transacciones P2P. Esto significa que en los pagos, cobros e inversiones con bitcoins no participan terceras partes, son directos, por lo que no hay cargos innecesarios ni intermediarios abusivos que obtienen onerosas comisiones. La red de bitcoins garantiza la administración óptima de transacciones y toda transacción consumada es publicada.

Transacciones y guardadito privados. Nadie más que el propietario puede conocer su propio estado financiero. Sin instituciones financieras mediando, la información personal no está comprometida ni expuesta a robo cibernético (¡adiós suplantación de identidad!). Cada bitcoin que viaja en la red y su transacción están encriptados y su origen no puede ser rastreado.

Comercio de bajo riesgo. Cada bitcoin que sale de tus manos no puede ser retenido o forzado a volver a tu cuenta; es decir, tus transacciones con bitcoins no pueden ser canceladas. Con ello los comerciantes se aseguran de no ser timados con pagos que nunca llegan. Y como las transacciones pueden hacerse desde cualquier parte del mundo, su modelo de negocio no tiene que ser presencial (sobre todo en zonas con altos índices de criminalidad y fraudes).

¡Bitcoin, vales mil!… El tipo de cambio del bitcoin es muy volátil y al día del cierre de esta edición oscilaba alrededor de los 11 mil pesos mexicanos por unidad.

Y aun con todas estas ventajas –por muy buenas o muchas que sean–, no significa que el bitcoin va a sustituir al billete impreso y la moneda. Por lo menos, no se vislumbra esa posibilidad en los próximos años. Así como las computadoras no han sustituido el uso de papel.

De modo que lo que veremos en los próximos años es que el bitcoin continuará la tendencia de la virtualización de la moneda física sacándola de circulación. Una tendencia que ya existe desde, por lo menos, los años sesenta cuando se lanzaron y popularizaron las tarjetas de crédito y los cajeros automáticos.

¿Qué opinas del bitcoin? ¿Te atreverías a hacer transacciones o prefieres hacerlo cuando esté en una etapa más madura?

La siguiente liga te explica por qué es difícil hacer fraude en la red de bitcoins y cómo un ataque al algoritmo de encriptación global para falsificar o duplicar bitcoins es casi imposible: http://blog.bit2me.com/es/que-es-cadena-de-bloques-blockchain/

DOWNLOAD HANDBOOK