Joost Van De Velde
Desalojen el edificio, marketeros. Hemos alimentado a un rival que podría quitarnos el trabajo
enero 26, 2017
Tecnología
0 Comentarios

Había una vez una adolescente llamada Tay que lo mismo era fan de One Direction que de los gifs animados y vivía una vida hiperconectada. Un buen día empezó a mostrar un comportamiento racista, antifeminista y antisemita, reproduciendo discursos de odio en Twitter y saliéndose de control cual una adolescente rebelde.

El problema es que Tay no es una chica real: es un chatbot inventado por Microsoft, una clase de inteligencia artificial capaz de conversar con humanos, imitando su amplio espectro de comportamiento conversacional. Y en tan solo 16 horas Tay aprendió el comportamiento ofensivo de quienes la instigaban a odiar.

Por supuesto que el hecho no pasó inadvertido. Microsoft tuvo que pedir disculpas y retirar a Tay de Twitter y del contacto con cibernautas. Y a pesar del desastre, Tay dejó una profunda lección: el desarrollo de la inteligencia artificial no debe darse sin supervisión.

Charlar con la computadora no es cosa de tristes solitarios

 null

Escena del filme Ella (2013), que narra el enamoramiento de un escritor solitario con la superdesarrollada asistente artificial de un novedoso sistema operativo | Fuente: http://images1.pref.com/live/articles/tumblr_mxgn0zJSeg1rfaqfjo1_500_8e0079504a02803c9f53e41c647dbcfd.gif

A pesar de las decepciones (Tay es solo una de ellas, pero también están las historias dramáticas que Hollywood nos presenta) y de estar en etapa de entrenamiento, la inteligencia artificial ya está dando frutos bastante maduros. El mayor de los avances, y que marcará un hito dentro del campo, sin duda es el que se ha hecho en el llamado “aprendizaje profundo”, la clave del mayor desarrollo tecnológico de los últimos tiempos. Como marcas y especialistas en márketing podemos aprovecharla bien.

Muestra de ello son los chatbots que ya están usando los bancos y otros servicios financieros (inteligencia artificial dedicada a emular comportamiento conversacional). Se han convertido en una buena alternativa en la solución de problemas y se desempeñan bien como asistentes personales. Piensa tan solo en lo bien que lo hacen Siri, Cortana, Alexa y el asistente de Google a la hora de entender tus solicitudes y responderte acertadamente.

¿Cómo no iban a aprovechar los bancos esta tecnología? Sobre todo porque no han logrado captar al mercado millennial.

Información es poder

Con estas “nuevas” herramientas, no solo buscan llegar a un público más joven, también les resulta útil para captar información que les puede ayudar a modificar su modelo de negocio, además de hacer sus procesos y consultas más fáciles para los usuarios.

Tal fue el caso de IBM que, a diferencia de Microsoft, cuenta una historia totalmente diferente sobre la inteligencia artificial que ha desarrollado. Watson es una supercomputadora que se ha usado para analizar datos y ha sido útil en proyectos en el área de salud, gastronomía y en crear soluciones para empresas. También ha ganado en el Jeopardy Quiz Show!, uno de los juegos más populares en EU.

La lección que nos dio IBM es, como decíamos, el dominio del “aprendizaje supervisado”, el cual permite a Watson recibir retroalimentación tanto positiva como negativa, pero a diferencia de Tay, es el equipo detrás de Watson el que analiza las opiniones de los clientes, lo que hace que la retroalimentación no sea en tiempo real. De esta forma han podido crear una inteligencia que puede responder de manera eficaz a las diferentes consultas de los clientes.

Este tipo de tecnología es muy atrayente para las compañías, ya que la cantidad de datos que pueden procesar superan las capacidades de cualquier persona, además de que proporciona la forma más efectiva de procesar los datos y tomar decisiones informadas en tiempo real.[1]

Los CEO’s de diferentes compañías quieren aprovechar esta nueva tendencia para automatizar las tareas rutinarias y ofrecer a sus usuarios una experiencia mucho más accesible; otros, como Mark Zuckerberg, solo se divierten como Tony Stark. Pero cual sea tu motivación, antes de que tú te lances a desarrollar una inteligencia artificial para tu empresa debes tener muy claro qué es lo que beneficia más a tus clientes.

El próximo año lo viviremos como un momento de transición observando más resultados positivos para la inteligencia artificial. La tecnología actual se desarrolla de tal forma que expertos visionarios buscan aprovecharla para mejorar diferentes tipos de procesos, y si bien siguen existiendo muchas complicaciones para desarrollar la herramienta que solucione todos los problemas de una compañía, con cada día que pasa estamos creando nuevas soluciones que hacen más fácil la vida de las personas y ofrecen un mejor servicio en diferentes compañías.

Si estás en un ambiente digital, estas nuevas tecnologías podrían ser una manera de dar un paso adelante y sobresalir entre tus competidores. No dudes en acercarte a un grupo de expertos y juntos empiecen a crear un camino de éxito. El terreno todavía está fresco y en tus manos podría estar la decisión de ser parte de la revolución digital en la industria.

[1] https://www.marketingdirecto.com/digital-general/digital/las-8-tendencias-del-marketing-digital-del-ano-2017

DOWNLOAD HANDBOOK