Joost Van De Velde
7 reglas para innovar más rápido que AirBnB, Uber y Google
noviembre 2, 2016
CMO's talk
1 Comentarios

Corren tiempos difíciles para las empresas tradicionales. La bancarrota persigue a la bancarrota, y existen varios ejemplos de grandes empresas que hoy están en quiebra: Kodak, Blockbuster, etc. Desde su creación, hace 60 años, el 88% de las compañías de Fortune 500 se han fusionado o han desaparecido. El promedio del tiempo de vida de las empresas ha caído de 60 a 20 años, y conforme pasa el tiempo este promedio se hace cada vez más corto. Paradójicamente, apreciamos que en la lista de los “unicornios” (startups con un valor de mercado de ≥1 millones de dólares) su tiempo de vida se ha ido incrementado.

El mundo está cambiando rápidamente

El mundo está cambiando de forma acelerada. Tecnológicamente, todo parece posible. Después del rápido crecimiento de internet, llegaron las redes sociales, después las aplicaciones móviles, avances en robótica, inteligencia artificial (AI) y el Internet de las Cosas (IOT), ahora todo parece un completo caos.

La competencia llega de repente y de lugares inesperados, Tesla ha obligado a los demás fabricantes a desarrollar conceptos eléctricos, pilotos automáticos y al IOT. Al mismo tiempo Uber está impulsando a la industria automovilística desde un lado completamente diferente, ya que la primera flota de Ubers autónomos es un hecho en Pittsburgh. ¿¡Quién hubiera previsto esto hace 10 años!?

El cambio en las expectativas

Las expectativas de los consumidores están cambiando constantemente. Anteriormente, el incremento en la innovación fue adecuado para una era de relativa estabilidad con oportunidades limitadas para la renovación, ahora se ha abierto el camino para que las nuevas y radicales ideas aceleren el mercado. Las empresas tradicionales están luchando para mantenerse al día con este ritmo.

Las startups hacen de la innovación un arte y así es como consiguen un gran éxito. Los aceleradores como Y Combinator (entre otras como Airbnb, Dropbox y Zenefits) trabajan de acuerdo a la metodología Lean Startup. ¿Por qué las compañías tradicionales no trabajan de acuerdo a esta metodología? La pregunta no es si deberían trabajar así, sino cómo pueden hacerlo. Existen 7 reglas:

Pace_Places,Love,Airbnb_630x174

1. Construye algo que enamore a la gente

Los productos masivos son el resultado de la era industrial. Los productos en masa ya no están en onda. Los commodities que preferimos comprar son 1 + 1 gratis. Al mismo tiempo, vaciamos nuestras carteras por productos de lujo Apple y la opción adicional en el Mercedes Benz.

No todo el mundo quiere lo mismo, pero todos queremos lo mismo: los extremos. Extrema elegancia, conveniencia, accesibilidad, simpleza, etc. La tradicional producción en masa, por lo tanto, ya no existe, y las empresas tienen que elegir: ¿Alguna vez has visto un coche barato como un Fiat Panda, lujoso como un Mercedes, económico como un Tesla y rápido como un Ferrari?

Nichos

Las startups se concentran en nichos de mercado con problemas y necesidades muy específicas. Entre más concreto el problema, la definición del mercado es más estrecha, la propuesta de valor es más clara, habrá menos competencia y serán más amados por sus usuarios. Siempre se puede escalar.

No subestimes el dinero que se puede obtener en estos nichos: Facebook empezó exclusivamente en Harvard, Apple pensó primero en diseñadores, Tesla diseñó para gente ecologista y Airbnb comenzó en Nueva York.

Busca un nicho pequeño y resuelve un problema real.

 Pecera_630x430

2. Piensa en problemas en vez de mercados

El resultado de 100 años de industrialización es abrumador: cada día se compran miles de millones de mercancías; de segunda mano, reemplazados o dados de baja. Sobre todo de corporaciones establecidas. Entrar a un mercado es tener que meterse entre ellos, lo cual es extremadamente difícil.

Por lo tanto las startups no se enfocan en el mercado, sino en el problema, y aún hay suficientes. Los avances en el cuidado de la salud nos han garantizado una mayor longevidad, pero el bienestar de las personas de edad se ha convertido en un gran problema. Los 100 años de evolución automovilística también nos ha asegurado tener ciudades superpobladas, contaminación, congestionamientos y accidentes. Las soluciones a ciertos problemas traen consigo nuevos problemas, pidiendo a su vez nuevas soluciones. Las startups no emprenden para asegurar una parte del mercado, ¡eso es muy difícil! Las startups prefieren crear un nuevo mercado o una nueva categoría en uno existente.

Si los startups siguieran las reglas corporativas, perderían mucho tiempo, por lo tanto hacen sus propias reglas.

3. Piensa en hacer las cosas 10 veces mejor, no un 10% mejor

10x_630x430

El pensamiento incremental conduce a situaciones en las que cada año el producto es 10% más eficiente, cada año es 10% mejor, 10% más barato, 10% mejor. En realidad 10% más de lo mismo. Este pensamiento evita la pérdida de clientes existentes.

Sin embargo, un 10% mejor no es suficiente para ganar nuevos clientes. ¿Por qué? porque un 10% mejor no supera el “costo del cambio”. Estos son los costos incurridos por una persona u organización para adoptar un nuevo producto. ¿Alguna vez has cambiado PowerPoint por Prezi? El “costo del cambio” varía según la persona u organización. Algunos están acostumbrados a la innovación y al cambio, por lo que se conforman con menos de 10 veces mejor para hacer este movimiento. A pesar de esto, el objetivo de las startups es hacerlo 10 veces mejor, no 10% mejor.

4. Sal de la oficina

Si alguna vez llamas a tu banco ya sabes cómo termina: con una encuesta de satisfacción del cliente. Después de cada llamada, tienes que pasar por la misma melodía generada automáticamente. Estas encuestas proporcionan cantidad, no calidad de información. Y desde luego no ofrecen ideas para innovar.

Para innovar de verdad, tienes que salir a la calle. A donde están tus clientes. No hay que pedirles soluciones: los clientes no saben cuál es la respuesta a sus problemas. Así que pregúntales sobre sus problemas, las soluciones a estos se encuentran dentro de tu empresa. Posteriormente los clientes pueden decir si esa era la solución que estaban buscando.

Las empresas innovan, los clientes validan.

5. No pierdas el tiempo con detalles sin importancia

El poder de las grandes empresas es la estandarización. Así, los clientes saben que la información es segura, y que hay ciertos estándares de calidad y servicio. Pero la estandarización es enemiga de la flexibilidad y la improvisación, y esto es la fortaleza de los startups.

Las startups construyen con rapidez un producto o servicio. Además, ellos no pierden el tiempo escogiendo los colores corporativos adecuados, pidiendo docenas de opiniones, ni esperando los comentarios del gran jefe. Asegúrate de crear un ambiente de flexibilidad.

6. Experimenta

Las startups experimentan muchísimo: no se esperan a tener un producto “perfecto”. El producto perfecto no existe: quizás tú como empresa pienses que es el mejor producto, pero solo el mercado te dirá si es perfecto o no. Por eso, los startups lanzan productos imperfectos, y siempre mejoran su nuevo producto basado en la retroalimentación de los usuarios.

Risico_630x270

7. No dependas de tu agencia de marketing

Si el producto es realmente bueno, no hay necesidad de un storytelling para lanzar el producto al mercado. El storytelling esconde lo que realmente estás tratando de hacer: vender un mal producto por medio de una buena historia.

Las startups invierten todo su tiempo y dinero en el desarrollo de un producto que es tan bueno que se vende por sí solo. Producto Hunt y sitios como Kickstarter nos proporcionan un mejor indicador de que un buen producto es mejor que una buena campaña de publicidad.

Acelerar e Innovar

¿Qué opinas de estas reglas? Déjame saber en los comentarios. ¿Te gustaría leer más? En los próximos meses podrás encontrar más de estos artículos.

DOWNLOAD HANDBOOK